Mejores opciones para invertir a largo plazo y obtener una buena rentabilidad

Cómo invertir a largo plazo

Las inversiones a largo plazo son la metodología de inversión favorita de los grandes inversores, pero esto nos hace preguntarnos: ¿dónde invertir a largo plazo? En este artículo te mostraré las 5 alternativas más utilizadas en la actualidad.

Mejores inversiones a largo plazo

Hoy en día existen muchas formas distintas de invertir a largo plazo, aunque algunas de las principales son:

Acciones

Las acciones son uno de los activos financieros por excelencia, son fáciles de comprar y de entender, y hay miles diferentes entre las que elegir. Por este motivo, son uno de los mejores activos para invertir a largo plazo pero no deja de ser quizás la más volátil de todas, ya que deberás saber bien en dónde estás invirtiendo.

No todas las acciones son iguales, por lo que si quieres invertir en ellas a largo plazo, debes saber cuáles merece la pena tener en cartera, y cuáles es mejor evitar.

Este es un proceso bastante complejo, aunque tan solo debes utilizar el sentido común. Aquellas empresas interesantes para mantener a largo plazo son las que cumplen estas características (cuantas más mejor):

  • Tienen un modelo de negocio o un producto innovador.
  • Se espera que la demanda de su producto no descienda con el paso del tiempo, sino que se mantenga o en el mejor de los casos, aumente.
  • Tiene un buen equipo directivo.
  • Los beneficios de la empresa están aumentando en los sucesivos ejercicios o, en caso de tener pérdidas, cada vez son menores.

Si quieres comprar acciones necesitarás un broker, y aunque hay muchas opciones, si quieres invertir a largo plazo te recomiendo Degiro, Interactive Brokers o Renta4 si quieres una opción española.

Fondos de inversión

Invertir en acciones a largo plazo es una estrategia muy interesante, aunque tiene varios inconvenientes:

  • Se necesita mucho capital para crear una cartera de inversión diversificada.
  • Es necesario analizar muchas empresas para encontrar aquellas que son interesantes.

Por este motivo, uno de los mejores productos para invertir a largo plazo son los fondos de inversión.

Si no lo sabes, un fondo de inversión no es más que un vehículo de inversión gestionado por una empresa. Esta recoge el dinero de una serie de inversores, y lo invierte en una varios activos (según lo acordado en el fondo).

De este modo, tu dinero pasa a formar parte de un fondo común, con el que se invierte en cientos o incluso miles de empresas diferentes, entre las que por supuesto, hay empresas interesantes para mantener a largo plazo.

Así, incluso con un capital bajo puedes diversificar mucho tu cartera. Además, los fondos de inversión tienen una ventaja adicional, y es que permiten el traspaso de fondos sin pagar impuestos.

Es decir, si tienes dinero en un fondo “X” y, tras cierto tiempo de inversión decides cambiar a otro fondo de inversión “Y”, puedes hacerlo sin tener que tributar por los beneficios obtenidos por la inversión en el fondo “X”, y así sucesivamente.

El momento en el que debes pagar impuestos por tus beneficios en un fondo de inversión es únicamente cuando vendas tus participaciones.

Los fondos de inversión se contratan desde bancos especializados, como pueden ser MyInvestor o Renta4.

Sin embargo, existe una modalidad de fondo de inversión que puedes comprar desde tu propio broker, los ETFs (Exchanged Traded Funds).

Estos fondos, tal y como indica su nombre, cotizan en Bolsa. Por este motivo, puedes comprarlos y venderlos como si fuesen acciones. Eso sí, no cuentan con ventajas las fiscales.

Aquí tienes más información sobre los fondos de inversión.

Planes de pensiones

Hablando de inversiones a largo plazo, ¿qué hay más a largo plazo que invertir de cara a la jubilación?

Pero, ¿en qué invierte un plan de pensiones? Este tipo de instrumentos financieros opera de un modo similar a un fondo de inversión, pues la gestora coge tu capital y lo invierte junto con el de miles de inversores en unos activos determinados.

La elección de los activos depende de muchos factores, aunque el principal es el criterio de inversión del plan de pensiones que hayas escogido.

De este modo, si aún te queda mucho tiempo para jubilarte, o no tienes pensado rescatar el plan de pensiones hasta pasados muchos años, puedes optar por un plan de pensiones más arriesgado.

En cambio, si estás cerca de la jubilación, un plan de pensiones más conservador será la mejor opción para ti, pues aunque las ganancias serán pequeñas, no te arriesgas a sufrir una gran corrección justo antes de cobrar el plan.

Aunque los planes de pensiones funcionen de una forma similar a los fondos de inversión, existen ciertas diferencias entre ellos:

  • En los planes de pensiones solo puedes rescatar el dinero pasados 10 años desde el inicio de la inversión o en las situaciones fijadas por la ley para ello.
  • Los planes de pensiones puedes contratarlos tú mismo o tu empresa puede crear un plan de pensiones de empleo para los trabajadores.
  • Los planes de pensiones tienen ventajas fiscales, pero no las mismas que las de los fondos de inversión. Estas son:
    • El capital invertido en los planes de pensiones se puede deducir de la base imponible en la declaración de la renta.
    • En el momento del rescate el capital tributa como rentas del trabajo en el IRPF y no como rentas del ahorro. Puedes consultar la fiscalidad de los planes de pensiones para entenderlo mejor.

Si quieres contratar un plan de pensiones, debes hacerlo con una empresa de inversiones que ofrezca este tipo de servicios, como un banco o un robo advisor, de los cuales te hablaremos a continuación.

Descubre aquí los mejores planes de pensiones y con bajas comisiones.

Robo advisors

Los robo advisors son un tipo de servicio ofrecido por las empresas financieras para acercar la inversión personalizada al público general.

En pocas palabras, estos programas crean y gestionan carteras de inversión de forma automática, adaptándose a tu perfil de inversor para ofrecer el servicio más personalizado posible.

Como puedes imaginar, esto tiene muchas ventajas en lo que a ahorro de tiempo y costes se refiere, pues tú solo tienes que depositar el dinero y, como las inversiones las gestiona el robot, las comisiones son ridículas (inferiores al 1% anual).

Además, la rentabilidad obtenida por estas máquinas es bastante buena, alcanzado cifras superiores al 10% para las carteras más arriesgadas.

Por ello, son una forma excelente de invertir a largo plazo, seleccionando una cartera y depositando dinero de forma recurrente para hacer crecer tu patrimonio.

Sin embargo, los robo advisors no solo tienen este tipo de carteras de inversión, sino que algunos te permiten acceder a planes de pensiones automatizados.

Los robo advisors más extendidos hoy en día son: Indexa Capital, Finizens, InbestMe, Finanbest

Inversiones inmobiliarias

No cabe duda de que las inversiones inmobiliarias son una de las mejores inversiones a largo plazo que se pueden hacer, pues como se suele decir, siempre tienen valor.

Si estás pensando en hacer una inversión en el sector inmobiliario, debes saber que hay 3 formas principales:

  • Compra de una vivienda para su venta.
  • Compra de una vivienda para alquilarla.
  • Inversión en crowdfunding inmobiliarios.

El crowdfunding es una forma de financiación en la que se reúne el dinero de varios inversores y con él se financia un proyecto, en este caso, inmobiliario.

La forma de acceder a ellos es mediante plataformas especializadas, que se encargan de buscar las propiedades, comprarlas, arreglarlas y ponerlas a la venta, junto con todo el papeleo.

Así, tú solo tienes que buscar los proyectos que te interesan y aportar tu granito de arena. Algunas plataformas de este tipo son: Urbanitae, Brickstarter y Housers.

Consejos para invertir a largo plazo

Finalmente, te recomiendo que le eches un vistazo a estos consejos para invertir a largo plazo:

  • Evita las compras o ventas impulsivas pensando que se te pasa una oportunidad. Si tienes esta sensación, posiblemente ya sea demasiado tarde.
  • Crea carteras diversificadas, sin exponer tu capital ni a un solo tipo de inversión ni a una región del mundo concreta.
  • Aunque estés haciendo inversiones a largo plazo, no está de más revisar tus posiciones de forma periódica, comprobar que todo va según lo previsto y, si alguno de tus activos se está devaluando, identifica los motivos y actúa en consecuencia.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.