Rentabilidad histórica S&P 500

Roboadvisors.es se mantiene gracias a sus lectores. Podemos percibir una compensación económica por parte de algunas empresas, no afectando en ningún caso a nuestras directrices editoriales.

Rentabilidad del SP 500

El índice Standard & Poor’s 500 (S&P 500) es un índice ponderado por la capitalización bursátil de las 500 principales empresas que cotizan en bolsa en EE.UU. Aunque su tamaño actual (y su nombre) es del año 1957, el S&P se remonta en realidad a la década de 1920, convirtiéndose en un índice compuesto de 90 valores en el año 1926.

Anuncios

La rentabilidad media anualizada del S&P 500 desde su creación en 1928 hasta el 31 de diciembre de 2022 es del 9,81%.

Anuncios

La rentabilidad media anualizada desde la incorporación de 500 valores al índice en 1957 hasta el 31 de diciembre de 2022 es del 10,13%.

Aspectos a destacar del índice S&P 500:

  • El S&P 500 es un índice ponderado por la capitalización bursátil de las 500 principales empresas cotizadas de Estados Unidos.
  • El índice actúa como referencia del rendimiento del mercado bursátil estadounidense en general, remontándose a la década de 1920.
  • Desde su creación en 1957 hasta finales de 2022, el índice ha arrojado una rentabilidad media anualizada de alrededor del 10,13%.
  • Hay que tener en cuenta que, aunque esa cifra media pueda parecer atractiva, el momento oportuno de entrada lo es todo: si entras en un momento alto o sales en un momento bajo, no disfrutará de esos rendimientos.
  • El S&P 500 es considerado como una de las mejores opciones para invertir a largo plazo, pero recuerda, rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Cronología histórica del S&P 500

Durante la primera década tras su introducción en 1957, y como reflejo de la expansión económica en EE.UU. tras la Segunda Guerra Mundial, el valor del índice subió hasta superar ligeramente los 800 puntos.

De 1969 a 1981, el índice descendió gradualmente hasta situarse por debajo de 360 como señal de la elevada inflación. Por lo tanto, fueron años malos para estar invertido en este índice.

Durante la crisis financiera de 2008 y la Gran Recesión, el S&P 500 cayó un 56,8% entre octubre de 2007 y marzo de 2009.

El S&P se recuperó de la crisis y continuó su racha alcista de 10 años desde 2009 hasta 2019 para subir un 330%.

La pandemia de COVID-19 en 2020 y la posterior recesión hicieron que el S&P 500 se desplomara más de un 15%.

El S&P 500 se recuperó durante la segunda mitad de 2020, alcanzando varios máximos históricos en 2021, pero cayó más de 1.500 puntos en 2022 antes de repuntar de nuevo en este último año 2023.

Rentabilidad histórica del S&P 500

 

Año Retorno anual dividendos incluidos
1995 37.20%
1996 22.68%
1997 33.10%
1998 28.34%
1999 20.89%
2000 -9.03%
2001 -11.85%
2002 -21.97%
2003 28.36%
2004 10.74%
2005 4.83%
2006 15.61%
2007 5.48%
2008 -36.55
2009 25.94%
2010 14.82%
2011 2.10%
2012 15.89%
2013 32.15%
2014 13.52%
2015 1.38%
2016 11.77
2017 21.61
2018 -4.23
2019 31.21%
2020 18.02%
2021 28.47%
2022 -18.01%

*Fuente: Aswath Damodaran, NYU Stern School of Business

Cómo afecta la inflación a la rentabilidad del S&P 500

Aunque visto así en una tabla las rentabilidades son muy altas, hay que tener en cuenta la inflación para tener una perspectiva más real de la rentabilidad histórica real. La inflación es uno de los principales problemas para un inversor que espera recrear regularmente esa rentabilidad media del 10,13%.

Ajustada a la inflación, la rentabilidad media anual histórica es sólo de alrededor del 6,29%.

Existe un problema adicional planteado por la cuestión de si esa media ajustada a la inflación es exacta, ya que el ajuste se realiza utilizando las cifras de inflación del Índice de Precios al Consumo (IPC), índice que, según algunos analistas, infravalora enormemente la verdadera tasa de inflación. Aún así, es un aspecto a tener muy en cuenta.

Cómo afecta el punto de entrada en el mercado a la rentabilidad del S&P 500

Otro factor importante en la rentabilidad anual de un inversor en el S&P 500 es cuándo decide entrar en el mercado.

Por ejemplo, el SPDR S&P 500 ETF Trust (SPY), que replica el índice S&P 500, obtuvo muy buenos resultados para un inversor que compró entre 1996 y 2000, pero experimentó una tendencia bajista constante de 2000 a 2002 que le haría perder mucho dinero.

Los inversores que logran compran durante los mínimos del mercado y mantienen su inversión o venden cuando el mercado se encuentra en máximos, obtendrán mayores rendimientos que los que compran durante los máximos del mercado, especialmente si venden durante las caídas. Esto es una afirmación clara pero que hay que tener en cuenta cuando se habla de rentabilidad histórica.

No es aconsejable intentar medir el tiempo del mercado, sobre todo para los inversores principiantes. Resulta prácticamente imposible cuando un mercado está en mínimos y cuándo está en máximos.

El momento de la compra de acciones influye en la rentabilidad, pero hay largos periodos entre mínimos y máximos y es muy complicado adivinarlos. También es difícil conocer o predecir estos acontecimientos. Para quienes deseen evitar comprar en máximos y vender en mínimos, lo mejor es promediar o hacer DCA (Dollar Cost Averaging), de esta forma podrás promediar tu precio tanto para la compra com para la venta.

Cómo invertir en el S&P 500

En es otro artículo, ya os explicamos cómo invertir en el S&P500, pero aquí vamos a ver las principales opciones que hay.

Para empezar, debes saber que no puedes invertir directamente en el S&P 500 porque es un índice bursátil, no una acción individual o un fondo que puedas comprar. Sin embargo, puedes comprar acciones de S&P Global (SPGI), la empresa que mantiene el índice, que vendría a ser lo mismo.

Otra opción sería comprar una acción de cada una de las empresas que cotizan en el S&P 500, pero necesitarías bastante capital para hacerlo y no sería viable hacerlo principalmente por los gastos que ello conllevaría.

Por norma general, la opción más sencilla y asequible para invertir en el S&P 500 es comprar acciones de un fondo cotizado (invertir en un ETF) o de un fondo índexado que lo refleje. En estos instrumentos, una empresa crea una cartera de valores que replican el índice S&P 500, tituliza y fracciona esos valores y los ofrece como participaciones de un fondo que puedes comprar. Estos fondos suelen ofrecerse a un coste mucho menor que si tuviera que comprar una acción de cada índice para obtener un rendimiento similar.

El primer paso para invertir en el índice es abrir una cuenta en uno de los mejores brokers de España, como XTB. eToro o Trade Republic, por ejemplo. Los brokers online tienen plataformas muy fáciles de usar, donde puedes comprar y vender la mayoría de los ETF que te vamos a mencionar a continuación con comisiones mínimas o sin ellas.

Algunos de los mejores ETF S&P 500:

Preguntas habituales sobre el S&P 500 y su rentabilidad

¿Cuál es la rentabilidad media del S&P 500 en los últimos 20 años?

En los últimos 20 años (2002 a 2022), la rentabilidad media anualizada del S&P 500 es del 8,14%.

¿Cuál es la tasa media de rentabilidad del S&P 500 en los últimos 10 años?

La tasa media de rentabilidad del S&P 500 desde 2012 es del 12,74%.

¿Incluye la rentabilidad del S&P 500 los dividendos?

La rentabilidad del S&P 500, tal y como está calculada, no incluye dividendos. Sin embargo, puedes encontrar resultados de algunos analistas que incluyen dividendos, como la lista elaborada por Aswath Damodaran, profesor de finanzas de la NYU Stern School of Business que te hemos puesto más arriba.

¿Por qué es tan importante la rentabilidad del S&P 500?

El S&P 500 es la referencia para medir la rentabilidad global del mercado. Ha sufrido muchos altibajos en su siglo de existencia, pero en general, el índice ha producido rendimientos muy positivos a largo plazo. Desde su creación, ha obtenido una rentabilidad del 9,81%.

Puedes invertir en el S&P 500 utilizando fondos indexados y fondos cotizados que imitan el índice y no pagar tanto en comisiones como pagarías comprando cada acción indivudualmente.

Invertir en fondos que replican el S&P 500 es un juego de largo plazo, no apto para gente que busca ganar mucho dinero en poco tiempo. Muchos inversores lo han perdido todo por vender en pánico durante una caída fuerte.

Si lo que buscas es una inversión con un largo historial de rendimientos decentes a largo plazo, los fondos S&P 500 pueden ser una de las mejores opciones adecuada para su cartera largo placista.

Jon P. Benito

Jon P. Benito

Licenciado en ADE y Certificado FRM (Financial Risk Manager) acreditado por la GARP (Global Association of Risk Professionals).

All Posts

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El mayor interés en una cuetna remunerada

Cuenta Remunerada 4%

17123
17129
17131
Trade Republic