Cómo invertir en el S&P 500

Invertir en el S&P 500

Si quiere invertir en un gran número de empresas estadounidenses sin tener que elegir valores individualmente, los fondos que replican el índice S&P 500 son la mejor opción.

El índice S&P 500 incluye las acciones de una amplia variedad de grandes empresas, desde Amazon, Apple, Alphabet… hasta Disney o Morgan Stanley. Esto significa que puedes tener una parte de estas empresas que tanto conoces, pero no necesitas examinar meticulosamente los informes financieros de cada una de ellas para determinar qué acciones comprar.

Invertir en el S&P 500 es a día de hoy una de las estrategias más seguidas por los grandes inversores que quieren sacar una rentabilidad a sus ahorros a medio o largo plazo, pero no debería constituir la totalidad de tu cartera de inversión, ya que es importante, a efectos de diversificación, contar también con empresas más pequeñas e internacionales que puedan ayudar a tu cartera a capear la volatilidad del mercado.

Para ello existen otros índices en los que también puedes invertir con muy buenos resultados, aunque en este artículo nos centraremos exclusivamente en el S&P500.

¿Qué es el S&P 500?

El S&P 500 es un índice compuesto por 500 de las mayores empresas de Estados Unidos.

Denominado oficialmente Standard & Poor’s 500 y creado por la empresa del mismo nombre, el S&P 500 es un índice ponderado por capitalización bursátil. Esto significa que los componentes individuales del índice -los valores- que tienen una mayor capitalización de mercado tienen una mayor ponderación en el índice. En otras palabras, si una empresa del índice con una elevada capitalización bursátil empieza a funcionar especialmente bien o mal, el cambio afectará más al índice que si una empresa con una capitalización bursátil menor hace lo mismo.

La capitalización de mercado se calcula multiplicando el número de acciones en circulación que tiene una empresa en el mercado público por el precio de una acción actual, y se utiliza para medir el valor de mercado global de una acción.

El índice bursátil S&P 500 sigue el precio de las acciones de las empresas con una capitalización de mercado de al menos 14.600 millones en este año. Dentro de este índice encontramos empresas, desde el conglomerado Berkshire Hathaway de Warren Buffett, pasando por valores bancarios como JPMorgan, hasta empresas farmacéuticas como Johnson & Johnson y negocios de semiconductores como Nvidia. El índice también incluye los nombres de gigantes tecnológicos que reconocerá, como Apple, Amazon, Tesla, Microsoft o la empresa matriz de Google, Alphabet. Es decir, encontrarás las empresas más famosas del mundo, que al fin y al cabo son las que lo están cambiando.

El S&P 500 se utiliza habitualmente como referencia para medir el rendimiento del mercado bursátil estadounidense en general. Si escuchas a un experto o lees un artículo que hace referencia a cómo van las acciones, es muy probable que esa persona se refiera en realidad a cómo va el índice S&P.

El Promedio Industrial Dow Jones, compuesto por 30 valores, y el Índice Nasdaq 100, compuesto por 100 valores, son también referencias habituales. Pero el S&P se considera una imagen más completa del mercado de valores porque incluye valores de una gran variedad de sectores como has podido observar y el espectro es más amplio.

Cómo invertir en el S&P 500

Las plataformas de negociación de valores en línea han hecho que invertir en acciones, bonos y fondos como el S&P 500 sea fácil y rápido: con sólo unos clics en su teléfono puede comprar acciones del S&P 500 en segundos.

Pero hay diferentes tipos de inversiones que puede utilizar para comprar este índice bursátil, y varias plataformas para utilizar.

Diferentes formas de invertir en el S&P 500

El índice S&P 500 es muy popular entre los inversores institucionales y particulares. Pero, ¿qué tipos de inversión son los mejores?

Existen diferentes ventajas y desventajas en la compra del S&P 500 a través de fondos cotizados (ETF) u otro tipo de fondos indexados. Si no sabes cuál de las dos opciones elegir, deberías saber esto:

ETFs

Un fondo cotizado o ETF, es una cesta de valores, como acciones o bonos, que puede negociarse como una acción a lo largo del día. Esto significa que, a diferencia de un fondo de inversión que tiene un precio fijado una vez al día, el precio de un ETF puede cambiar a lo largo de la jornada.

Los ETF pueden estar formados por cientos o incluso miles de valores. Suelen tener como objetivo ofrecer una rentabilidad similar a la del mercado en general o a la de una parte del mismo, como las acciones de pequeña capitalización o las inmobiliarias. Suelen tener comisiones bajas en comparación con los fondos de inversión, sobre todo si se gestionan de forma pasiva, lo que significa que no hay un profesional de Wall Street que seleccione los activos que se añaden y retiran del fondo.

Un ETF del S&P 500 sigue la evolución del índice y permite a los inversores comprar acciones del índice general, lo que constituye una buena forma de diversificar la cartera.

Ventajas de invertir en un ETF
  • Suelen tener un menor coste que los fondos de inversión.
  • Gran opción para diversificar tu cartera.
  • Operaciones sin comisiones en muchos brokers de bolsa.
Desventajas de los ETF
  • Falta de control sobre las participaciones, ya que no se puede vender dentro o fuera de determinadas empresas.
  • Algunos coeficientes de gastos son más elevados que otros.
  • Cada vez que se vende un ETF para invertir en otro, hay que declarar las ganancias.

En general, los ETFs del S&P 500 son una buena opción para los inversores que quieren diversificar su cartera de acciones e invertir en 500 de las mayores empresas estadounidenses sin tener que comprar acciones una por una. También son buenos para los inversores que desean flexibilidad para poder comprar o vender su fondo en cualquier momento del día, ya que cotizan como si de una acción se tratara.

Fondos indexados

Un fondo indexado sigue un grupo de valores, como acciones, bonos o materias primas. De los muchos tipos de inversión que existen, son buenas opciones para los inversores que no quieren seleccionar empresas individuales para comprar acciones, al igual que pasaba con los ETF.

Un fondo índice S&P 500 sigue pasivamente el S&P 500 y permite a los inversores comprar acciones de la cesta total de valores.

Ventajas de invertir en el S&P500 con fondos indexados
  • Suelen tener comisiones bajas porque se gestionan de forma pasiva
  • Ayudar a diversificar tu cartera
  • Operaciones sin comisiones a través de la mayoría de los corredores de bolsa
  • Si traspasas de un fondo a otro no hay que declarar las plusvalías
Desventajas de los fondos indexados
  • Falta de control sobre las participaciones, ya que no se puede vender dentro o fuera de determinadas empresas.
  • Algunos coeficientes de gastos son más elevados que otros.
  • Sólo se pueden negociar una vez al día.

Al igual que los ETFs del S&P 500, los fondos indexados que siguen al S&P 500 son una buena opción para los inversores que buscan diversificar sus carteras a bajo coste.

Si aún así no lo tienes claro, aquí tienes un artículo donde explicamos las principales diferencias entre un ETF y un fondo indexado.

Cómo invertir en fondos indexados del S&P500

Sigue estos pasos para invertir en fondos indexados del S&P500

Abre una cuenta

Ahora puedes invertir en el S&P 500 fácilmente online, incluso a través de brokers de bolsa online populares como eToro o Freedom24 por ejemplo (recomendados para cantidades pequeñas), o a través de sitios como Myinvestor (recomendado para importes más altos), donde dispondrás de un amplio abanico de fondos donde invertir.

Otra opción son los robo advisors, que reequilibran automáticamente tu dinero entre varios fondos donde por norma general, siempre hay uno del S&P500. En este sentido, Indexa Capital o Finizens son sin duda los mejores.

Elige un fondo indexado

Si vas a comprar un fondo de inversión, también puedes comprarlo directamente a la empresa de dicho fondo, como Vanguard, aunque este método no es tan común y al ser un inversor minorista las comisiones serán más altas que las que puedes lograr en otros sitios. La estructura de comisiones al comprar el fondo indexado variará en función de la plataforma que utilices, pero por norma general son comisiones muy bajas.

Si estás leyendo esto, es probable que estés buscando invertir en un fondo indexado del S&P 500. Recuerda que el S&P 500 sólo está formado por 500 valores de gran capitalización, por lo que deberás asegurarse de tener acciones de empresas de mediana y pequeña capitalización, así como otros tipos de activos como los bonos, en otra parte de su cartera. En este sentido, los robo advisors esto lo hacen muy bien, ya que te crean una cartera muy diversificada.

Elige entre un fondo indexado tradicional o un ETF

Con los fondos indexados tradicionales, o fondos de inversión, sólo se puede comprar o vender el índice una vez al día, a su precio cuando el mercado cierra a las 16.00 horas. Los ETFs, en cambio, pueden comprarse o venderse en cualquier momento del día, aunque los expertos recomiendan no intentar cronometrar el mercado.

Mientras que los fondos de inversión tradicionales suelen tener inversiones mínimas, el mínimo de un ETF es simplemente el coste de una sola acción (o una parte de una acción, si se compran acciones fraccionadas). Por ejemplo, el Vanguard 500 Index Fund Admiral tiene una inversión mínima de 3.000 dólares, pero el Vanguard S&P 500 ETF puede comprarse con el precio de una sola acción.

Cómo invertir en ETFs del S&P 500

Si tu opción es invertir a través de un ETF, sigue estos pasos:

Abre una cuenta

Al igual que con otros fondos indexados, puede comprar ETFs a través de muchas plataformas online o través de una cuenta de un broker y negociar ETFs como lo haría con las acciones tradicionales. También puedes invertir en ETFs a través de un robo advisor como ya hemos comentado.

Elige un ETF

Hay muchos ETFs que siguen al S&P 500 para elegir, como el SPDR S&P 500 (lo tienes en eToro disponible) ETF Trust y el iShares Core S&P 500 ETF.

Existen muchos ETF del S&P500 así que deberás buscar uno como comisiones ajustadas y que replique lo más fielmente posible al índice.

Compra el ETF

Puedes comprar una sola acción de un ETF del S&P 500 o varias, esa es una de las grandes ventajas. Al comprar ETFs, puedes elegir una orden de mercado, lo que significa que comprarás el fondo a su precio actual, o una orden limitada, que te permite establecer un precio al que se ejecutará la operación (si el fondo alcanza ese precio evidentemente).

Invertir en el S&P 500: Preguntas frecuentes

¿Qué compañías están en el S&P 500?

El S&P 500 consta de 500 valores estadounidenses de gran capitalización. El índice abarca un amplio abanico de sectores, como el de productos básicos de consumo, el financiero, el tecnológico y el sanitario.

Muchas de las empresas con las que te relacionas a diario están en el S&P 500, como Home Depot, Exxon Mobil, Mastercard y Coca-Cola. Algunas empresas tienen más de un tipo de acciones ofrecidas e incluidas en el índice, por lo que puede ver las denominaciones “Clase A” y “Clase B”.

¿Cómo se calcula el valor del S&P 500?

El S&P 500 es un índice ponderado por la capitalización bursátil, lo que significa que los valores que tienen una mayor capitalización bursátil tendrán una mayor ponderación en el índice. Si una empresa del índice con una elevada capitalización bursátil empieza a funcionar especialmente bien o mal, el cambio afectará más al índice que si una empresa con una capitalización bursátil menor se dispara o cae.

Esto significa que el valor del S&P 500 siempre está cambiando, dependiendo de cómo se comporten los valores incluidos a lo largo del día. Los rendimientos medios anuales del índice varían, pero el rendimiento total anualizado ronda el 10% desde su creación, según los índices S&P Dow Jones.

¿Cuál es la rentabilidad por dividendo del S&P 500?

En el año 2022, el S&P 500 pagaba una rentabilidad por dividendo de alrededor del 1,54%, según una hoja informativa de S&P Dow Jones Indices.

¿Debes comprar acciones de empresas individuales para invertir en el S&P 500?

El objetivo de la inversión basada en índices es que no tienes que hacer el trabajo de buscar valores individuales. En su lugar, puedes invertir en el mercado general a través del S&P 500, ya sea mediante un fondo de inversión o un ETF, que es una cesta de valores. En lugar de comprar individualmente valores tecnológicos, energéticos y financieros, puede obtenerlos todos a la vez a través del índice.

Por esta razón, no será necesario que compres acciones de empresas de manera individual.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.