Qué es la Cartera Boglehead y cómo crear una fácilmente

Cartera Boglehead

La cartera Boglehead es uno de los métodos de inversión que más popularidad está ganando en los últimos años, probablemente debido a las buenas rentabilidades a largo plazo que obtienen los inversores que la siguen y a lo fácil que es crear carteras que se adapten justo a lo que necesitan.

Si quieres saber más sobre este tipo de inversión te invito a que leas este artículo en el que te contaré qué es la cartera Boglehead, de qué se compone y cómo puedes crear la tuya.

Qué es la Cartera Boglehead

La cartera Boglehead se llama así por John Bogle, su creador. Puede que este nombre no te suene de nada, pero ¿y si te digo que es el fundador de The Vanguard Group?, una de las mejores gestoras de fondos de inversión del mundo, ¿lo ubicas mejor?

Tras años de estudio, Bogle se dio cuenta de que la mayoría de los fondos de gestión activa no eran capaces de superar las rentabilidades de los propios índices en el largo plazo. Por ello, creó una cartera basada en fondos indexados que replicaban el comportamiento de los mercados.

Cómo funciona la Cartera Boglehead

Esto de replicar el comportamiento de los mercados puede sonar un poco complicado, ¿verdad? No te preocupes, es mucho más sencillo de lo que parece, presta atención:

Imagina que quieres replicar el comportamiento del Nasdaq. Este índice está compuesto por 100 empresas. Dentro de esas 100 empresas, Apple, Microsoft, PayPal, etc., ponderan mucho más que otras como Intel.

De este modo, si quisieses replicar el Nasdaq, tendrías que comprar las 100 empresas en la proporción que ponderan en el índice. Así, si la el 3 % de la capitalización del Nasdaq la aporta Apple, un 3 % de tu cartera debe ser Apple.

Así, puedes indexarte a índices de todo tipo, como el Nasdaq, el IBEX 35 o el MSCI World, obteniendo siempre la misma rentabilidad que estos índices bursátiles. Por ello, es una forma de inversión muy interesante para ti si buscas beneficios a largo plazo y no quieres preocuparte de tener que escoger las empresas en las que invertir.

Composición de la cartera Boglehead

A diferencia de lo que mucha gente piensa, la cartera Boglehead no es una cartera cerrada en la que hay una serie de activos predefinidos en los que invertir, sino que se trata de una estrategia de inversión.

Por ello, cientos de inversores crean sus cartera Boglehead adaptándolas a sus necesidades. Para ello, hacen uso de los siguientes activos financieros:

  • Fondos indexados: son productos que ofrecen una gran estabilidad y buenas rentabilidades en el largo plazo.
  • Bonos: los bonos son productos menos atractivos en términos de rentabilidad, pero ofrecen bastante estabilidad a la cartera en momentos de alta volatilidad.

Algunos inversores complementan sus carteras Boglehead con acciones de algunas empresas determinadas, aunque los 2 activos estrella son los fondos indexados y los bonos.

Cómo crear una cartera Boglehead

Es probable que quieras probar una cartera Boglehead tú mismo pero que no sepas muy bien por dónde empezar, ¿cierto? Déjame decirte que tienes 2 opciones:

En primer lugar, puedes seleccionar tú mismo los fondos en los que invertir, buscando los mejores mercados en cada momento para indexarte a ellos. Si quieres un poco de inspiración, puedes visitar el Foro Bogleheads donde muestran algunos ejemplos de los que puedes sacar algunas ideas.

Pero si no quieres hacer todas estas investigaciones, hoy en día se puede optimizar la inversión en fondos haciendo uso de los robo advisors. Los robo advisors son algoritmos que crean y gestionan carteras de forma automatizada, y más importante, sin dejarse llevar por las emociones.

Así, empresas como Indexa Capital, Finizens o InbestMe, son alternativas excelentes para ti si lo que buscas es rentabilizar tus ahorros de forma fácil, rápida y económica. Estas cuentan con robo advisors que, tras un examen de perfil de inversor te ayudarán a formar una cartera que se gestionará de forma automatizada.

Por supuesto, esto conlleva unos costes adicionales, pero nada que ver con lo que podría cobrarte un asesor de carne y hueso. En la mayoría de los casos, las comisiones rondan entre el 0,5 y el 1 %, por lo que no tienes de qué preocuparte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *