Qué es La regla del 72

Qué es la regla del 72

El mundo de la inversión es realmente complicado, y gran parte del tiempo de análisis se dedica a decidir qué inversiones realizar, y cuáles no. En este sentido, la regla del 72 te permite saber cómo de rentable puede llegar a ser una inversión.

En este artículo te contaré qué es la regla del 72, cómo ponerla en práctica y qué debes tener en cuenta si quieres utilizarla.

¿Qué es la regla del 72?

La regla del 72 es una fórmula matemática con la que se puede calcular cuánto tiempo tardaría una inversión en alcanzar el 100% de rentabilidad (doblarse) o, en su defecto, el tiempo necesario para hacerlo.

Los resultados de esta fórmula no son exactos, aunque permiten a los inversores hacer una estimación de la rentabilidad esperada de cada operación que realizan, permitiéndoles seleccionar mejor las empresas en las que invierten.

Cómo se utiliza la regla del 72

A diferencia de muchas de las fórmulas que se utilizan en las inversiones, la regla del 72 es bastante sencilla, tanto que incluso si se te dan bien los números podrías resolverla de forma mental.

R x N = 72

R = tasa de rendimiento

N = número de años

De este modo, puedes hacer 2 cálculos diferentes:

            Para calcular los años

Si quieres calcular cuántos años tardarías en doblar tu inversión, debes despejar la N de la ecuación:

N = 72 / R

Suponiendo que estás realizando una inversión que te ofrece un 10% de rentabilidad anual, necesitarás:

N = 72 / 10 = 7,2 años.

            Para calcular el rendimiento

En el caso de que tengas un espacio de tiempo conocido y quieras saber qué rentabilidad anual sería necesaria para doblar tu capital en ese tiempo, debes despejar la R:

R = 72 / N

De este modo, y con los datos del ejemplo anterior:

R = 72 / /7,2 = 10%

Cosas a tener en cuenta de la regla del 72

Aunque lo cierto es que esta fórmula ofrece unos resultados bastante ajustados a la realidad, si quieres utilizarla debes tener en cuenta que:

  • Haces uso del interés compuesto, es decir, reinviertes los beneficios obtenidos por las inversiones pasadas para generar un retorno mayor.
  • La fórmula no se encuentra ajustada a la inflación, por lo que, aunque consigas duplicar tu inversión, este capital no tendrá el doble de valor que tu capital inicial. De este modo, cuanto mayor sea el tiempo que tardes en doblar la inversión, menos real es la fórmula.
  • En la fórmula no se tienen en cuenta los impuestos, y como sabrás, el beneficio obtenido por las inversiones debe tributar.
  • La regla del 72 ofrece buenos resultados para rentabilidades de entre el 5 y el 11 %. Entonces, ¿qué hacer con las rentabilidades fuera de este rango? Puedes modificar la regla:
    • Rentabilidades inferiores al 1%: regla del 69.
    • Rentabilidades del 1% al 5%: regla del 70.
    • Rentabilidades del 11% al 20%: regla del 74
    • Rentabilidades superiores al 20%: regla del 76.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *