Qué es un PIAS: Ventajas y desventajas

Definición de PIAS

Los PIAS son uno de los productos financieros que más importancia están ganando, y es que desde su lanzamiento en 2007 el número de personas que tiene contratado un plan de este tipo no ha parado de aumentar.

En este artículo te contaré qué son los PIAS, cómo funcionan y qué ventajas y desventajas tienen frente a otros productos de ahorro.

¿Qué es un PIAS?

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) son un tipo de producto financiero que sirve como medio de ahorro para los pequeños y medianos inversores.

Los PIAS surgieron en el año 2007 con el fin de cubrir el hueco que dejaron en el mercado los Planes de Pensión Asegurados (PPAs), y aunque se vendan como productos de ahorro, también funcionan como un seguro de vida.

¿Cómo funciona un PIAS?

Como te decía, los PIAS tienen una doble funcionalidad. Por un lado, destaca la del ahorro sistemático y la inversión, ofreciendo un rendimiento determinado a lo largo del tiempo.

Y por el otro, cabe mencionar que tienen las características de un seguro de vida. De este modo, si el titular del PIAS fallece, la aseguradora ofrece una cobertura (generalmente muy baja) a sus familiares.

El hecho de que la cobertura sea baja no es necesariamente negativo, pues si estás pensando en contratar un PIAS no lo haces por el seguro de vida, sino por la inversión, que al fin y al cabo, es donde se centran todas las gestoras.

Al igual que ocurre con otros productos de inversión, los PIAS son gestionados por una empresa, generalmente un banco. Este, espera que hagas aportaciones mensuales recurrentes, invirtiendo tu dinero para acumular rentabilidades y generar una cartera más grande.

Pero, ¿en qué se invierte este dinero? La respuesta es bastante compleja, pues cada PIAS es diferente. Por ello, te recomiendo que investigues y compares varias alternativas antes de contratar uno.

Sin embargo, con lo que debes quedarte ahora es que pueden invertir en activos de renta fija y renta variable, y la proporción de cada uno de ellos determinará la rentabilidad que puedes obtener y el riesgo que tendrás que asumir para ello.

Posteriormente, cuando acaba el periodo de inversión, puedes escoger entre recibir el dinero invertido en forma de renta vitalicia, o en forma de capital, es decir, de golpe.

Características de los PIAS

Los PIAS son un producto de inversión relativamente novedoso en el mercado español, aunque ya hay muchas personas que los están escogiendo frente a otras alternativas de inversión. Pero, ¿qué los caracteriza?

  • Liquidez: a diferencia de otros productos de ahorro a largo plazo como pueden ser los planes de pensiones, en un PIAS puedes retirar el dinero en cualquier momento. Ahora bien, muchas entidades pueden penalizarte si no mantienes la inversión durante al menos 5 años.
  • Inversión máxima: los PIAS tienen un límite en las aportaciones anuales que puedes realizar, concretamente de 8.000 €. Además, no se pueden sobrepasar los 240.000 € totales en el plan de ahorro.
  • Protección frente a la quiebra: aunque es una situación muy improbable, en el caso de que quiebre la aseguradora, el Consorcio de Compensación de Seguros garantiza la devolución del capital a todos los inversores.
  • Regulación: los PIAS se encuentran supervisados y regulados por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP).
  • Ahorro sistemático: estos planes de inversión están diseñados de tal forma que te comprometes a hacer una serie de aportaciones periódicas. Así, te aseguras de invertir de forma sostenida.
  • Fiscalidad: recibir el dinero del PIAS en forma de renta tiene beneficios fiscales.
  • Rendimiento: aunque el rendimiento que obtengas depende principalmente del PIAS que escojas, estos suelen ofrecer de máximo un 8% anualizado.

Ventajas y desventajas de los PIAS

Del mismo modo que todos los productos de inversión, los PIAS tienen ciertos puntos positivos y negativos que sin duda te interesa conocer si estás pensando en contratar uno.

Ventajas:

Los PIAS son un producto de ahorro mucho más flexible que los planes de pensiones, pues aunque puedes tener alguna penalización por retirar el dinero muy pronto, al menos tienes la opción de hacerlo.

Una característica positiva de los PIAS es que te permiten delegar la inversión en un equipo de profesionales. De este modo, tan solo debes encargarte de ingresar el dinero o si lo prefieres, establecer una transferencia periódica desde el banco.

Adicionalmente, los PIAS ofrecen 2 métodos de cobro; en un único pago o en forma de renta vitalicia.

Esta última forma de cobro es la que ofrece a los PIAS su mayor ventaja, pues solo tendrás que pagar impuestos sobre un porcentaje de la renta que quieras cobrar. Este porcentaje depende de tu edad, y puedes verlo resumido en esta tabla:

Edad Renta que debe tributar
Menos de 40 40 %
Entre 40 y 49 35 %
Entre 50 y 59 28 %
Entre 60 y 65 24 %
Entre 66 y 69 20 %
70 o más 8 %

 

Desventajas:

Los PIAS son unos productos bastante completos, por lo que solo se pueden destacar 2 desventajas.

La primera es que, al ser un producto gestionado por una empresa y contener un seguro de vida, sus comisiones son algo más elevadas que las de otras opciones de inversión; planes de pensiones, fondos indexados o robo advisors.

La segunda desventaja está relacionada su mayor ventaja, y es que los beneficios fiscales de un PIAS pueden convertirse en una desventaja fiscal muy rápido.

En primer lugar, debes saber que, aunque al cobrar el capital en forma de renta tributes solo sobre una porción de esta, lo haces en concepto de rentas del trabajo en el IRPF. Este tipo impositivo varía de unas Comunidades Autónomas a otras, aunque de media es de:

Capital Tipo impositivo
De 0 a 12.450€ 19%
De 12.451 a 20.200 € 24%
De 20.201 a 35.200 € 30%
De 35.201 a 60.000 € 27%
De 60.000 € en adelante 45 %

 

Además, no tributas sobre los beneficios, sino que tributas sobre el capital aportado y el capital ganado con la inversión. De este modo, pagas impuestos 2 veces por el mismo capital, al ganarlo trabajando y al retirar el dinero del PIAS.

En cambio, al recibir el dinero en forma de capital, debes tributar únicamente por los beneficios, y lo haces en forma de rentas del ahorro en el IRPF, cuyos tipos impositivos son:

Beneficio Tipo impositivo
Menos de 6.000 € 19 %
De 6.000 a 50.000 € 21 %
De 50.000 a 200.000 € 23 %
Más de 200.000 € 26 %

Así, cobrar el PIAS en forma de renta vitalicia solo es rentable si lo cobras a una edad avanzada y has tenido muchos beneficios. En cambio, si lo cobras bastante joven y/o no has tenido mucho rendimiento, es preferible cobrarlo todo de golpe.

¿Quién debe contratar un PIAS?

Ahora que ya sabes con exactitud qué es un PIAS y cómo funciona, es lógico que te preguntes para quién están diseñados.

Aunque cualquiera puede contratar uno de estos planes, las personas que más partido les pueden sacar son quienes busquen un medio de ahorro a largo plazo que, sin un riesgo demasiado elevado, les proporcione una rentabilidad decente.

Además, son perfectos para quienes quieran ahorrar para su jubilación, pues cuanto más tarden en cobrar el capital, menos impuestos tendrán que pagar por él. Así, pueden ahorrar para el futuro al mismo tiempo que optimizan su fiscalidad.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.