Qué es el Tapering y por qué se hace

Qué es el Tapering

Aprenderemos qué es el tapering, por qué se lleva a cabo, cuánto tiempo lleva su ejecución completa, cuál es el motivo por el que se realiza, qué consecuencias origina para los ciudadanos y cómo reaccionan los mercados ante el tapering.

¿Qué es el tapering?

A raíz de la crisis originada por la pandemia del Covid19, la Reserva Federal de Estados Unidos utilizó una serie de medidas y estrategias para paliar los daños y consecuencias, como por ejemplo encargarse de que hubiese suficiente liquidez y se pudiese acceder a préstamos y financiación, tanto a nivel físico como corporativo.

Para ello decidió adquirir bonos de deuda pública y de esa manera se buscaba que el capital estuviese circulando.

La primera vez que se acuñó el término tapering fue el 22 de mayo de 2013 y lo utilizó el que por aquél entonces era el presidente de la Fed, Ben Bernanke. Explicó ante el Congreso que la Fed podría empezar con la reducción del programa de compra de bonos conocido como relajamiento cuantitativo (QE) en los próximos meses. Recalcó que esa situación se daría si continuaba la mejora en los mercados. La Reserva Federal decidió llevar a cabo en 2013 una reducción gradual de las compras de deuda que había implementado con anterioridad, en 2008, para reactivar la economía del país.

El tapering sencillamente es la retirada progresiva y paulatina  de aquellas medidas de estímulo económico que adoptó la Reserva Federal. Por ejemplo, reducir y aminorar la compra de bonos de deuda pública poco a poco.

Hay que insistir de nuevo en los calificativos “paulatino, progresivo”. Y es que si el tapering no se lleva a cabo de esa manera, se termina realmente distorsionando los mercados.

De todas maneras hay que tener en cuenta que el concepto tapering se utiliza para cualquier banco central del mundo, no es algo de uso exclusivo para la Reserva Federal de Estados Unidos.

Así pues, tapering es la disminución gradual de las medidas extraordinarias de política monetaria expansiva adoptadas en su momento por los bancos centrales tras una crisis económica.

Cuánto tiempo dura un tapering

Una de las principales características de un tapering es su dilatada duración en el tiempo. No se trata de un mecanismo rápido en su ejecución, sino todo lo contrario.

Por regla general su duración viene a ser desde unos meses a años. Es la evolución satisfactoria de la economía la que marcará la pauta a seguir.

Hay que tener en cuenta que si un tapering se implementase demasiado rápido quedaría trastocada la liquidez y las entidades bancarias cerrarían el grifo concediendo menos créditos, con lo que sería peor el remedio que la enfermedad.

Por qué se hace un tapering

Cuando hay problemas, los bancos centrales compran cantidades ingentes  de bonos para estimular la economía. Crean dinero y con ese dinero compran bonos con lo que todo ese capital termina en el sistema financiero.

Lo que hacen es inyectar liquidez en el sistema financiero o realizar compras fuertes de deuda con el fin de reactivar la economía. Pero estas medidas no pueden durar para siempre, ya que no dejan de ser doping para los mercados y para el propio sistema financiero.

Cuando la economía se recupera y se piensa que ya puede respirar por sí misma, se le retira la respiración asistida. Y esto se hace lentamente para que no sufra una recaída que le lleve al estado anterior o incluso peor.

Todo esto es porque el tapering busca revertir una situación extraordinaria para ir llevando a la economía a una situación de normalidad.

Qué consecuencias tiene un tapering

Las inyecciones de liquidez permiten que el acceso a la financiación sea más fácil con tipos de interés más bajos.

Esto implica que la reducción de las medidas implicará un endurecimiento de las condiciones de financiación.

Como consecuencia, los tipos de interés suben y se encarecen las hipotecas.

Cómo reaccionan los mercados ante el tapering

Decir que sólo hay un antecedente. Fue en 2013 para ir reduciendo y eliminando progresivamente las medidas que se adoptaron en 2008 a raíz de la crisis económica mundial.

Si atendemos a la teoría, sabemos que lo que quieren los mercados es que cuanto más dinero haya en circulación mejor. De ahí que les favorezca las medidas de estímulo de adoptan los bancos centrales.

Por el contra, el tapering no es bien recibido por los mercados  que supone una reducción de los estímulos, puede tener malas consecuencias para los mercados financieros.

En la vez anterior, en el año 2013, sucedió lo siguiente:

  • La Bolsa cayó un -5,8% en el mes posterior, pero en el periodo de 10 meses de tapering (desde mediados de diciembre de 2013 hasta finales de octubre de 2014) el S&P 500 subió un +11,5%.
  • El dólar subió.

Pero hoy en día las Bolsas resisten mucho mejor un tapering. Más que nada porque la Reserva Federal aprendió de errores del pasado y ahora sabe comunicar mucho mejor. Antes de anunciar oficialmente un tapering, tiende a ir lanzando globos sonda, a ir dejando pequeñas pistas, todo ello en un intento de ir familiarizando a los inversores de lo que van a llevar a cabo, cómo y por qué.

De esta manera, los mercados lo van descontando poco a poco, y cuando finalmente llega el día del anuncio oficial, los inversores no se llevan una sorpresa y los mercados no tienen por qué tambalearse.

Tengamos en cuenta que lo que menos gusta a los mercados son las sorpresas.

Esperamos que con este artículo te haya quedado claro todo lo que tienes que saber sobre qué es un tapering y cómo afecta a la economía.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.