Las inversiones más rentables y seguras que puedes encontrar

Inversiones más rentables

Guardar el dinero en el banco o en casa ha dejado de ser una opción viable, los niveles de inflación están por las nubes, y hoy más que nunca es importante encontrar inversiones rentables que nos protejan de esta situación y, en el mejor de los casos, que nos hagan ganar poder adquisitivo.

Mejores inversiones rentables

En la actualidad existen decenas de productos financieros diferentes, por lo que una parte fundamental de la inversión, es saber cuáles escoger.

Una forma de hacerlo, es en base a su rentabilidad, aunque debes tener en cuenta que a mayor rentabilidad, mayor riesgo.

Por ello, aquí puedes ver un listado de inversiones rentables ordenadas de menor a mayor riesgo:

Bonos

La renta fija es una de las inversiones más seguras que existen, pues como indica su nombre, sabes de antemano qué rentabilidad vas a obtener.

Como es lógico, esta seguridad hace que la rentabilidad de los bonos no sea muy elevada, pero son una forma de invertir muy segura y con la que se pueden obtener beneficios de manera sostenida en el tiempo.

Cabe mencionar que no todos los bonos son iguales, y la primera diferenciación que se puede hacer es en el emisor, si este es una entidad pública o una empresa privada.

Además, dentro de cada una de estas modalidades, existen distintos niveles de riesgo, y por ende, de rentabilidad. Por ejemplo, el riesgo de invertir en un bono estatal de Alemania es mucho más menor que hacerlo en uno de Argentina.

De este modo, la rentabilidad de este tipo de activos ronda entre el 1 y el 3% anual.

Inversiones inmobiliarias

Las inversiones inmobiliarias son conocidas por ofrecer buenas rentabilidades sin mucho riesgo, pues al fin y al cabo, una vivienda o un establecimiento siempre tendrán algo de valor.

Para invertir en un inmueble es necesario entender cómo funciona el mercado, conocer la ciudad y la zona en la que se invierte, posibilidades de expansión y, en el caso de que quieras invertir en locales para negocios, saber si se conceden licencias de apertura en la zona en la que quieres invertir.

El inconveniente de la inversión en bienes raíces es que es necesario un capital algo elevado para comenzar en ellas, pues si quieres comprar una vivienda, tendrás que poner al menos el 20% de tu bolsillo.

No obstante, existen opciones para invertir en este sector sin necesidad de tanto capital, como por ejemplo, los proyectos de crowdfunding inmobiliario.

Si no estás familiarizado con el término, esto consiste en crear a un grupo de inversores para reunir el capital suficiente como para desarrollar un proyecto inmobiliario.

Por supuesto, esto no tienes que organizarlo tú, sino que hay empresas que ponen los medios para ello. Además, se encargan de todo el papeleo, buscar los inmuebles, negociar con el vendedor e incluso de hacer las reformas si son necesarias.

Algunas de las páginas web de crowdfunding inmobiliario más conocidas son: Urbanitae, Brickstarter y Housers.

La rentabilidad de las inversiones inmobiliarias puede variar desde el 5% anual hasta, en algunas ocasiones, cifras cercanas al 12%.

Robo advisor

Los robo advisors son asesores financieros automatizados, de ahí que también sean conocidos como gestores automatizados.

Estos gestores se encargan de crear carteras de inversión diversificadas, equilibradas y adaptadas a cada persona, ofreciendo un sistema de inversión automática a sus clientes.

Para ello, el robo advisor te hace un test de perfil de inversor y te recomienda una cartera de inversión, que será gestionada por él mismo. Todo esto, teniendo en cuenta que tienen unas comisiones de entre el 0 y el 1% anual.

Los productos financieros en los que invierten los robo advisors son muy variados, aunque los principales son:

La proporción de estos activos en la cartera dependerá de tu perfil de riesgo, y por lo tanto, de la rentabilidad obtenida. Sin embargo, los robo advisors más rentables pueden ofrecer rentabilidades del 12 al 15% anual.

Aquí tienes una comparativa de los mejores robo advisors.

Fondos de inversión

Los fondos son un vehículo de inversión colectiva en el que se junta el dinero de cientos o miles de inversores y se invierte en una serie de activos determinados, todos ellos en línea con la filosofía del fondo.

Se trata de uno de los productos de inversión mejor valorados del mundo, no solo por sus buenas rentabilidades, sino también porque ofrecen la posibilidad de diversificarse a un coste relativamente bajo.

A todo esto se suma que los fondos de inversión cuentan con beneficios fiscales. Siendo más concretos, puedes traspasar el capital de un fondo a otro sin tributar. Esto te permite incrementar tu rentabilidad de forma considerable, pues solo debes pagar impuestos una vez quieras transformar tus participaciones en dinero líquido.

La rentabilidad que pueden ofrecer los fondos depende de la política de inversión de este. Así, pueden ir desde el 1% anual para los de renta fija, hasta cifras cercanas al 50% para los de renta variable.

Inversión en Bolsa

Es rentable invertir en bolsa

Invertir en Bolsa es una de las formas de invertir más utilizadas del mundo, principalmente por la buena rentabilidad que ofrece y por lo fácil que es acceder a ella.

Además, en la Bolsa no solo se comercia con acciones, sino que existe un amplio abanico de productos financieros:

 Acciones y ETFs

Las acciones son el principal producto que se comercia en la Bolsa, y son uno de los mejores activos que existen.

De ellas destaca lo fácil que es entenderlas, lo líquido que es el mercado y por supuesto, la gran variedad que existe a la hora de comprar acciones. Hoy en día cualquiera puede invertir en bolsa desde casa dada su sencillez y fácil acceso al mercado.

Un producto similar a las acciones pero que no mucha gente conoce, son los ETFs (Exchanged Traded Funds), que según su traducción, son fondos de inversión cotizados en Bolsa.

Al igual que los fondos de inversión convencionales, son un grupo de activos que se pueden comprar y vender todos juntos en un paquete (las participaciones del fondo).

En cambio, estos fondos se comercian directamente en la Bolsa, facilitando su compraventa y haciendo de ellos un mercado con mucha liquidez (puedes entrar y salir cuando quieras).

Además, existen miles de ETFs, cada uno con una política de inversión, un riesgo y una rentabilidad diferente, por lo que puedes invertir en varios de ellos y generar una cartera muy completa.

La rentabilidad que pueden ofrecer tanto las acciones como los ETFs es muy dispar, pues algunos de ellos suben unas pocas décimas al año, mientras que otros pueden llegar a revalorizarse incluso un 500% en un solo ejercicio.

Derivados

Los derivados son productos que, como puedes deducir por su nombre, derivan de otros activos financieros.

Estos tienen un mercado muy amplio en las Bolsas de todo el mundo, y los principales son:

  • CFDs
  • Futuros
  • Opciones

Con ellos puedes invertir, tanto a la alza como a la baja en casi cualquier producto, desde acciones de empresas que cotizan en Bolsa hasta materias primas como el café.

Destacan por ser productos muy volátiles, con los que se pueden obtener rentabilidades muy elevadas. Eso sí, entrañan unos riesgos muy elevados, y para invertir en ellos es necesario tener cierta experiencia.

Del mismo modo que ocurre con las acciones y ETFs, la rentabilidad de estos productos puede ir desde el 1% anual hasta cifras mucho más elevadas.

Criptomonedas

Hablando de inversiones rentables, es obligatorio mencionar a las criptomonedas, uno de los activos de moda de los últimos años.

No es ningún secreto que este mercado es uno de los más volátiles que existen, por lo que el riesgo de invertir en él es muy elevado. Eso sí, las rentabilidades de estos activos lo compensan.

A diferencia de lo que mucha gente piensa, las criptomonedas no son un producto que solo sirve para especular, pues casi todas tienen funciones interesantes para el desarrollo tecnológico, y cada vez está más claro que serán parte de nuestro día a día en el futuro.

Por este motivo, se pueden llegar a ver como una de las inversiones más rentables que existen, puesto que estamos en los comienzos de una tecnología que puede marcar las próximas décadas.

Además, y aunque Bitcoin (BTC) sea la más conocida, existen miles de proyectos diferentes; Ethereum, Chainlink, Cardano, Polkadot, Solana, Vechain, The Graph, Theta…

Por último, cabe mencionar un tipo de activo criptográfico, los NFTs. Estos, entre sus múltiples funcionalidades, están ganando mucha popularidad en el mundo del arte.

Funcionan de forma similar a un cuadro, y hay un mercado muy grande. NFTs que costaron unos pocos dólares han llegado a revenderse por miles de dólares a las pocas semanas.

La rentabilidad que se puede obtener invirtiendo en criptomonedas es muy elevada, llegando incluso al 1.000% para algunos tokens.

Como siempre en estos casos, a mayor rentabilidad posible, mayore será el riesgo que deberás correr. Invertir en criptomonedas puedes ser muy rentable, pero también es de las opciones más arriesgadas y donde corres un mayor riesgo. Por esta razón, te recomendamos que investigues bien los proyectos donde vas a invertir y el plazo de tu inversión.

Invertir en Startups

Otra e las inversiones más rentables y lucrativas que hay es la inversión en Startups.

El problema aquí radica en la poca capacidad que tienen las personas del a calle de llegar a invertir en una buena Startup. Es cierto que a día de hoy existen crowdfunding de Startups desde las que puedes acceder a invertir en ellas, pero las series iniciales o las que más prestigio tienen suele ser difícil de acceder.

Aún así, si logras hacerlo y el proyecto sale adealante, la rentabilidad que se logra es muy alta.

¿Cuál es la inversión más rentable?

En definitiva, a día de hoy existen muchas inversiones rentables diferentes, y el desafío de los inversores es saber cuáles escoger y en qué momento hacerlo.

Hoy en día la inveresión más rentable son las criptomonedas. Puedes lograr rentabilidades que jamás hubieras imaginado, eso si, a cambio de correr un alto riesgo. Por esta razón, en mi opinión, se debe destinar una pequeña parte de tu cartera a este tipo de activos como parte de tu diversificación.

Por supuesto, no se trata de escoger un tipo de activo y depositar todo tu capital en él, sino que lo ideal es que crees una cartera diversificada, obteniendo una buena rentabilidad con el menor riesgo posible.

De este modo, puedes tener una cartera compuesta de bonos, fondos de inversión, acciones y criptomonedas, consiguiendo lo mejor de todos los mundos. A mi parecer, contar con una diversificación lo más amplia posible sería la mejor inversión.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *